Noticias Grupo PROA

¡Todo tiene su razón de ser!

¡Todo tiene su razón de ser!

Nadie, nunca, ha dudado la capacidad que tienen las redes sociales como Instagram, Facebook o Twitter de volverse adictivas. De hecho, es una realidad que fueron configuradas para ello. Desde sus logos, colores, forma de presentar las notificaciones y la manera en la que agarramos nuestros teléfonos nos invitan a pasar una gran cantidad de tiempo paseándonos por estas plataformas. Sin embargo, son muchos los usuarios que llegan a conocer la otra careta, no tan amable, relacionada con la adicción: depresión, lesiones y falta de sueño.

En la actualidad se han desarrollado un montón de debates que promueven el uso saludable de las redes. Las empresas más grandes del mundo aseguran que el usuario debe pasar mucho tiempo navegando en las redes sociales, pero con precaución y sin excesos.

Motivado a ello, corresponde al mismo público conocer de qué modo estas plataformas les seduce para utilizarlo como una herramienta útil que lo mantenga alerta; distinguiendo entretenimiento de obsesión.

Los foros activan los centros de recompensa del cerebro

Twitter, Facebook e Instagram son plataformas que están basadas en muros donde sus usuarios pueden consumir y redactar información. Esto fomenta el interés que tenemos y nos hace querer más. La satisfacción que se genera, o a lo que se le llama ‘’recompensa’’, está vinculada a la dopamina segregada por el cerebro mientras estamos activos en las redes.

La dopamina es un neurotransmisor que se encarga de las emociones. También es conocida como la hormona de la felicidad. Su presencia al navegar por las redes sociales crea una relación de adicción que, ciertas veces, puede ser más fuerte que el tabaco o el alcohol según los científicos.

El  FOMO siempre juega en contra

El denominado “Fear Of Missing Out” o “miedo a perderse de algo” produce en nuestro cerebro la necesidad de conocer hasta lo más mínimo de la vida de los demás.

Las redes sociales representan las plataformas esenciales para que el escrutinio, críticas y valoraciones sobre el resto estén a la orden del día. Esto, indirectamente, nos lleva a crear comparaciones innecesarias de nuestra vida con respecto a la de los demás. Sabías que un 56% de los hombres reconoce sentirse preocupado por si se pierden algo al desaparecer de las redes.

 

Devolver la interacción

Cuando estamos activos en las redes sentimos la necesidad de dar algo a cambio. Necesitamos ofrecer el feedback de los contenidos que las otras cuentas publican para nuestro entretenimiento y disfrute.

La interacción puede ser pequeña. Con un ‘’Me gusta’’, basta y sobra. Las redes sociales lo ponen muy fácil.

Ahora ya sabes por qué te la pasas ensimismado en las redes. Utiliza esto a favor de la salud tecnológica. Recuerda: entretenimiento e información no es obsesión.

Ahora que ya sabes por qué pasamos horas y horas navegando por las redes, puedes utilizar esto a favor de tu marca y desarrollar un contenido que atienda a la psicología del usuario. Esto con el objetivo de atraer una mayor cantidad de personas a tu perfil de empresa, pero difundiendo un contenido responsable.

¿Cómo crear un gran contenido?

Lo primero que debes hacer, sin duda, es distinguir el público al que deseas llegar. Una vez realizado este estudio, procederás a estructurar pilares de contenido que tengan la capacidad de llamar la atención de tus usuarios potenciales.

En SEO funciona mejor los contenidos que hablan de un tema en específico. Evita desarrollar textos con frases genéricas que tiendan a generalizar. Busca la suma de palabras clave que aporten una diferencia a tu producto o marca.

Incluye enlaces externos, ya que esto fomenta la confianza con tus usuarios y los vínculos mejoran de forma directa el posicionamiento.

Evita los textos muy largos o muy cortos. La longitud del contenido juega un papel importante y de esto puede depender que el usuario omita por completo las publicaciones. Ni tan largo que agobie; ni tan corto que pase desapercibido.

Crea contenido original. La réplica jamás ha sido bien recibida. ¡Piensa, crea, aporta valor, genera diversión, apuesta a la interacción! Hay mucho con lo que se puede jugar para dejar huella en nuestros seguidores.

Desarrolla publicaciones que aporten a tu marca y al usuario; dependiendo de la temática que trates juega con infografías, vídeos ilustrados, gráficas, presentaciones, imágenes y vídeos. De esta forma, la receptividad y comprensión será mayor y el dinamismo siempre estará presente.